martes, 20 de febrero de 2018

TIEMPO DE AMAR, TIEMPO DE MORIR

Hace casi diez años me perdí por el barrio latino de París intentando localizar la sala que proyectaba esta maravilla, que siempre ha pasado por ser mi película favorita de Sirk. Entre la mediocridad del mapa que llevaba encima y el pánico que me daba preguntarle a los parisinos me la acabé perdiendo pero la película sigue ahí, majestuosa.

Dentro de las coordenadas del melodrama, donde su dominio de la pulsión romántica es pluscuamperfecto y no tiene igual, Sirk construyó una de sus más emocionantes obras maestras. "Tiempo de amar, tiempo de morir" (1958), que sigue siendo además de una película conmovedora, una película profundamente política que no sentó demasiado bien en Alemania, aunque llegara a toro pasado, siempre con esa vana esperanza de que sus humanistas enseñanzas algún día puedan servir para algo.

A día de hoy todo lo que nos enseña sobre el dolor y el sufrimiento del "otro" nos parece consabido, o quizás lo sabemos porque lo hemos aprendido de películas como ésta.

Infinitas gracias a obras así. 

Siete años de blog. Gracias a todos por estar ahí.


 

jueves, 15 de febrero de 2018

LA DONNA DEL LAGO de Gioachino Rossini

Rara es la ópera que ha pervivido en el repertorio que resulta nefasta o carente de interés. Eso es algo, entre otras muchas cosas, que hace atractivo el mundo de la ópera. Muchas dejaron de representarse durante mucho tiempo pero la criba ha sido muy notable.

Esta sección de ópera de "El amor después de mediodía" aún dentro de lo confortable de la criba tiene sus preferencias y ha tirado siempre mucho más hacia Wagner o Mozart que hacia Rossini o Donizetti. No pasa nada, en nuestras diez óperas anuales, que a partir de este año serán doce, cabrán todos.

"La donna del lago" es la séptima de las nueve óperas compuestas por Rossini para los teatros reales de Nápoles. Basada en un poema de Walter Scott, autor que inspiraría mucha ópera, ninguna tan célebre como Lucia de Donizetti, narra una historia de amor de una mujer pretendida por tres hombres (su favorito curiosamente tiene una voz femenina de contralto), todo enmarcado en las guerras en el siglo XVI entre la realeza escocesa y los highlanders en la Escocia mítica imaginada en el XIX.

Se aproxima a las tres horas y no es Rossini de los compositores que uno prefiere pero acabas instalándote cómodamente en ella y en su rocoso y brumoso montaje que Werner Herzog dirigió en 1992 para alla Scala de Milan, con Riccardo Muti, ahora en retirada, al mando de la orquesta.


lunes, 12 de febrero de 2018

EL TESTAMENTO DE ORFEO


Entrada 800.

Finaliza la que llaman "trilogía de Orfeo" con "El testamento de Orfeo" (1960) una obra netamente experimental donde el propio Cocteau es el protagonista absoluto. A mi las ideas que tiene la película me gustan mucho más que la resolución, algo o bastante lastrada por diálogos grandilocuentes y pomposos. Sea como sea es de apreciar la libertad y la audacia de la película, pródiga en momentos memorables, en búsqueda constante en ese final de década de los 50 que considero a título personal tan mágico y tan inspirador para los veteranos.Que el resultado de la búsqueda a veces no responda a las expectativas de uno es otro cantar pero...ahí está toda una señora película...





lunes, 5 de febrero de 2018

EL HILO INVISIBLE

Ya hemos apuntado anteriormente en este blog que Paul Thomas Anderson va configurando una carrera en la que va desarrollando un progresivo desencorsetamiento de referencias y anclajes y una mayor y más maravillosa libertad y personalidad.

En las páginas de "Amanece Metrópolis" ya celebré su anterior pelícuña "Inherent vice" como una búsqueda en una valiosa novela de materia cinematográfica, un balón de oxígeno a un cine, el actual, a veces tan endogámico.

"El hilo invisible" es un nuevo jalón en una búsqueda inquebrantable, un nuevo paso en un camino que se ha convertido en vuelo. Todo pasajero de un avión sabe que cuando las luces indican que nos podemos quitar el cinturón de seguridad es cuando estamos volando de verdad. Y con Paul Thomas Anderson ahí estamos.

Si "Inherent vice", tras su engañoso tono de hermanos Coen, estaba rasgada por una novela, aquí es la sobrenatural banda sonora de Jonny Greenwood, aderezada con clásicos, la que rasga y modula las imágenes de lo que parecía simplemente la traslación al siglo XXI de historias tipo "Rebeca" de sir atormentado y muchachita inocente.

No es eso o es muchísimo más que eso. Es una película libre y poco narrativa, no porque no cuente nada, que sí lo cuenta sino que no está simplemente destinada a un desarrollo y una conclusión como fines a lograr de la forma más eficaz y economicista posible. En ese sentido es un film a contracorriente.

El espectador no tiene más remedio que solazarse en su bellísima, sublime y perturbada ejecución, obviando hacia dónde conduce y disfrutando de la ausencia de conclusión entendida como cierre solemne de los frentes abiertos.

Primer estacazo maestro de los estrenos de 2018, lista para ratificarse presumiblemente en siguientes visionados más que para quedarse en el limbo de la duda. Quienes lamenten ese cine de guion que no deja poso visual no deberían perdérsela. Si suelo cuestionar la decisión de escribir y dirigir al tiempo aquí P.T Anderson da con la clave. Es pudoroso y mínimo con el guion, con el rechinar de las frases que escribe, precisamente para poder volar alto con su dirección.



 

jueves, 1 de febrero de 2018

NOVELAS ENERO 2018




LA CASA LÚGUBRE: Los 71 días de lectura de "Nuestro amigo común" se han convertido en 56 días de lectura para "La casa lúgubre", ahora que la crisis catalana no me tiene tan despistado. Las comparo porque ambas tienen el mismo millar de páginas, innumerables personajes (juraría que a veces sale uno nuevo cada tres páginas), irregularidades, bajones, pasajes en los que no me entero de nada y en ambas jamás se me pasa por la cabeza abandonar. 

Quizás me guste más ésta porque su último cuarto es soberbio, desde que cobra fuerza el personaje del detective Bucket, me gusta más ésta porque Dickens alterna magistralmente un narrador omnisciente y una primera persona que, en contra de la opinión generalizada, no me parece ridícula ni paródica (pobre Esther Summerson, cuánto cinismo, cuánto estar de vuelta de todo, qué crucificada está la dulzura). Y en definitiva me gusta más ésta porque me ha hecho recordar y apreciar mejor "Nuestro amigo común". 

Porque ambas son la propia vida, aburrirse y disfrutar pero no querer dejarlo nunca. Qué emocionante eres Charles Dickens, qué grande eres. Qué final tiene esta novela, tan Pickwick, tan Dickens. Qué ganas de seguir amorrado, unido de por vida a todas tus novelas que me quedan por leer y al acabar qué ganas de releerlas todas otra vez. 


EL VILLORRIO: Primera parte de la llamada trilogía de los Snopes o ciclo de Yoknapatawpha (sin usar el copy/paste ¡toma!). Estructurada en cuatro partes, todas demuestran por qué el misterio narrativo sureño de Faulkner,  que nos gusta tanto en este blog, sigue presente en estos digest mensuales. Sin embargo se me antoja que la segunda parte (la de Eula Varner) tiene un nivel al que el resto de la novela no llega e intuyo que tampoco lo pretende especialmente. Ahí está puesta muy expresamente toda la carne en el asador.



LA LEYENDA DEL SANTO BEBEDOR: Aunque no me ha llegado a producir el deslumbramiento que me produjo "El espejo ciego" en verano, muy sugestionado yo por estar volviendo en avión de la propia Viena, se trata de un poderoso relato ambientado en las riberas del Sena parisino. Con la ironía y la suerte (o la fatalidad y el destino) como implacables protagonistas.


HURACÁN EN JAMAICA: Aclamada novela que dio lugar a "Viento en las velas", una de mis películas favoritas. Al contrario que las novelas de Centauros del desierto y Vertigo, me ha decepcionado y aburrido de forma notable, me ha parecido muy superficial y sosa, no encontrando en ella un tono o un tratamiento que me atraiga. Me parece una muestra de que el cine no es un Arte inferior y puede ofrecer tratamientos de una hondura y una lírica comparables o superiores a los que puede ofrecer la Literatura y que por tanto no hay lugar para jerarquías absurdas. Solo la primera aparición de Anthony Quinn en escena es un plano que me dice más que toda esta novela entera. Sea como sea tomen nota de ella porque gusta muchísimo, ésta mía es una opinión a la contra muy minoritaria.

PELÍCULAS ENERO 2018 (14)









lunes, 29 de enero de 2018

ANTE ÉL TEMBLABA TODA ROMA



Después de llegar al éxtasis el sábado con la "Tosca" en directo en los cines desde el MET di el domingo con un complemento cinéfilo ideal...
"Ante él temblaba toda Roma" (Carmine Gallone, 1946) está articulada sobre un juego de espejos que a estas alturas no parece demasiado original. La relación que se establece entre unos personajes contemporáneos con la obra clásica que representan. En este caso unos resistentes a la ocupación nazi en Italia que representan "Tosca", que gira entorno a unos resistentes napoleónicos a las tropas austriacas.
Esos espejos se han dado en distintos momentos de la Historia, como la significación que tuvo "Guerra y paz" en la lucha del pueblo ruso también contra los nazis pero habría sido más difícil hacer el juego con tan larga obra y en cambio a Gallone le viene más de cara, todo es más liviano con una obra original tan vibrante, emocionante y entretenida, no de mayor calidad sino más concisa.
Un cineasta que ha cargado con la etiqueta de fascista, no sé con cuánta razón porque la información que tengo sobre él es confusa, aunque también he leído que fue el régimen de Mussolini el que utilizó su película sobre Escipión para hacer propaganda sobre la grandeza imperial de Italia. Haciéndose perdonar esa carga el film es rotundamente anti-nazi,sin faltar el icono de Anna Magnani y planos finales de loa a las banderas aliadas.
El juego de espejos funciona, incluida la larguísima representación de la ópera en la que se resuelve la intriga contemporánea.Representación en la que Tito Gobbi hace de Scarpia, ignorando que dos décadas después iba a hacer historia en ese papel junto a Maria Callas en el Royal.


jueves, 25 de enero de 2018

EL GRAN HOTEL BUDAPEST

The-Grand-Budapest-Hotel-UK-Quad-Poster
Veámonos libres a la de ya de dos cuestiones que revolotean inevitablemente sobre esta película.
La primera es Wes Anderson sí o Wes Anderson no. Estoy muy convencido desde hace ya muchas películas que ningún detractor, algunos de ellos espectadores de primera categoría, va a ver la luz con los sucesivos títulos de Anderson. El seguimiento disciplinado de carreras que no nos convencen, que en algún momento puede dar sus frutos, es empeño estéril con un tipo tan concienzuda y repelentemente fiel a sí mismo y a sus rasgos de estilo.
Tampoco yo podría aportar más luz o más argumentos sobre la cuestión. Quien a la altura de “El gran hotel Budapest” no las haya experimentado en su propia piel dudo que reciba de nadie la gracia divina de “convencerle”, en virtud de esa tozudez del director. Ni mucho menos encontrará aquí motivación alguna.
foto-saoirse-ronan-y-tony-revolori-en-el-gran-hotel-budapest-879
La segunda cuestión es si la película tiene o no tiene que ver con los textos de Stefan Zewig, que un rótulo tras el fundido en negro del último plano nos asegura que han servido de inspiración al director. Muchos lectores de Zweig han mostrado extrañeza porque no ven esa influencia, pero al fin y al cabo estamos hablando de inspiración. De haber leído unas obras y del efecto que han generado éstas en la actividad creadora de su guionista y director.
Esa referencia, que algunos interpretarán gratuitamente como una exhibición cultureta, es también una muestra de que se puede buscar en otros lugares que no sean el cine. Porque la cuestión fundamental en demasiadas películas es de qué películas o de qué cine beben, sumergiéndonos en una espiral de endogamia enfermiza para el propio cine y para nosotros.
gbh-1
Y precisamente así empieza la película, hablando de dónde buscar las historias. Y planteando su gran concepto: la herencia, tratada a todos los niveles. Desde la adolescente que lee la obra de su escritor favorito en el cementerio de un ficticio país de la Europa comunista, pasando por de dónde el escritor recibe esa obra, a los conocimientos vitales, profesionales y el patrimonio económico que recibe el protagonista de la historia, patrimonio que acabará teniendo una importancia relativa.
Anderson escribe el guión sobre una historia tramada con Hugo Guiness (tras la película de James Gray vuelvo a ver cierta sana tendencia a que cuatro manos participen en la base) y ese guión es a la vez ese sólido y emotivo cuento sobre la herencia en todas esas dimensiones y una cierta excusa para el juego visual que plantea el director, una de los más libres y desencorsetados de la trama que se haya permitido.
Uno atraviesa diferentes sensaciones a lo largo de la película. A veces parece que la historia se atasca y se reitera un poco demasiado, que los personajes no avanzan ni abandonan la formulación inicial. Otras parece que el juego visual lo aplaste y lo devore todo. Anderson siempre camina en el límite, a veces dilatado y encasquillado como un mal guionista, otras esteta bordeando los excesos de un Jeunet, otras con una omnipresente banda sonora que siempre roza la saturación.
GEl_1280x720
Pero por arte malabar todo se resuelve cual “last minute rescue” (ese viejo concepto de los films primerizos de Griffith). La historia encuentra su justo calado emocional. El delirio estético, el andersoniano vintage de entreguerras encuentra su justo equilibrio, acercándose en muchas ocasiones al cinema dada casi se diría que inspirado por un Hans Richter en color y carne y hueso, en su incansable y prodigioso trabajo con las formas geométricas y los fondos.
Está bien lo que bien acaba y “El gran hotel Budapest” es capaz de continuar el camino emprendido por este singular tejano que atesora por igual amores y odios. Que sigan fluyendo la historias, siempre en pulso con el placer del juego y la vitalidad de unos personajes outsider pero de vida bien vivida.
3020173-poster-p-1-wes-anderson-grand-vision

lunes, 22 de enero de 2018

BELOVED INFIDEL

Siendo sobre el papel un convencional biopic sobre la relación que mantuvieron el escritor Francis Scott Fitzgerald, alcohólico, endeudado por los tratamientos de Zelda, fracasado como guionista y escribiendo "The last tycoon", y la periodista británica Sheila Graham al final de los días del autor de "El gran Gatsby", Henry King construye un estilizado y vibrante melodrama, pulsado con la maravillosa inspiración del cine de finales de los 50. Con inevitables ecos de otras obras mayores en scope y color de la época como "An affair to remember" o "A star is born" y precursora de joyas siguientes como "Strangers when whe meet", la película "Beloved infidel" demuestra que una vez más que la fama de Henry King (que no acabaría su carrera sin adaptar Tender is the night) es muy inferior a las extraordinarias muestras de su cine. Sin olvidar que las interpretaciones de Gregory Peck y Deborah Kerr podrían acreditarlos perfectamente como co-autores de la película.Tantas películas suyas por ver y tan buenas las pocas vistas. Si hasta la del milagro de Lourdes es grandiosa.



lunes, 15 de enero de 2018

MITRIDATE RE DI PONTO de Wolfgang Amadeus Mozart

Al escuchar el pasado verano un par de fragmentos de esta ópera en el mismo Salzburgo tuve claro que me debía la función entera.

Y la he rescatado precisamente en producción del festival del año 2005.

Una producción con ese toque de modernidad que suelen tener muchas piezas procedentes de alli. Una producción atrevida, desconcertante, extravagante pero con el paso de los minutos te acabas introduciendo plenamente en el drama, a pesar de contar solo con una sinopsis de cada acto. Pude escoger producciones más convencionales subtituladas pero me lancé con ésta a palo seco y no me arrepiento. Acabé completamente tocado por ella.

Mozart la compuso por encargo a los 14 años (¡qué hacían ustedes a esa edad, piltrafillas?) y la estrena en Milán el 26 de diciembre de 1770. Su periplo por Italia resultó fundamental para el devenir de su obra. Y Mitridate tiene poco de pienza incipiente o inciática, inundada además del humanismo, la tolerancia y la comprensión que seguiremos encontrando en tito o en serrallo.(Ingela Bohlin es muy significativa al respecto en su papel de Ismene.)

Ah, y sale nuestra habitual Miah Persson.




lunes, 8 de enero de 2018

ORFEO (1950)

A día de hoy uno vuelve a parar en "Orfeo" (1950) como una suerte de trámite obligatorio entre la sublime libertad creativa de "La sangre de un poeta", de cuyos principales motivos visuales parte, y la prometedora obra abierta que se avecina en cuanto consiga ver "El testamento de Orfeo", donde el propio Cocteau comparece ante la cámara escuchado por personajes de la presente película. 

Entre que es más narrativa, más convencional, más lineal que la surrealista del poeta y que es la película que hay que ver antes de la que uno quería ver de verdad puede parecer que es una experiencia decepcionante. Siendo justos no lo es. Tiene desde la perspectiva de este repaso Cocteau el brillo de la obra de transición, de la obra "a caballo entre". La apoteósis del surrealismo había pasado, estamos a finales de los 40 (cuando Hollywood está en plena fiebre psicoanalítica). El desatarse de los grandes maestros de finales de los 50 aún no ha llegado. 

No puedo esperar a ver "El testamento de Orfeo", sinceramente, pero no se me ocurre que pueda llegar a entusiasmarme, de encontrar en ella el esplendor de los maestros de finales de los 50, sin este poético engranaje que la explique y la justifique con mayor y más noble causa. Intuyo que el edificio está por coronar y "Orfeo" nos deja muy cerca de la cúpula. Próximamente me reafirmo o me desdigo.



martes, 2 de enero de 2018

LUNA LLENA: La bella no durmiente

En los días de luna llena "El amor después del mediodía" les lleva de viaje por el placer y el terror del cuento...

Al salir la luna de enero...con Celia Durango y Milan Vargas...




Nunca debió despertar a la princesa. Jamás aquel beso mágico debió darse. Transcurridos cién años que esperábamos? Que su corazón seguiría latiendo? Ahora, ella, estaba despierta. Y él se escondía  en las salas desiertas de este castillo sepultado en el polvo. Se estremecía cada vez que le parecía oír el ruido... un suave y aterrador roce de faldas en los pasillos.

***


 El sujeto de hoy me parece más bien de la vieja. Un enamorado lánguido. Los odio más que cualquier cosa. He vivido mil vidas de servidumbre al lado de tantos hombres distintos, y de hombres como este. He aguantado sus caricias, parido sus hijos a quienes siempre he sobrevivido, y aguantado dichas vidas como largas agonías.

(El contacto de su piel sombre mis mejillas me da arcadas.)

Era estúpida, estúpida... Demasiado tiempo acepté aquellas vidas de miseria. Un dia me morí, y entendí que estaba maldita.  Me despertaría de nuevo en esta tumba para el resto de la eternidad , suspendida a los labios del siguiente, y a los del que vendría después. Debería haber sido más fuerte. Continuar abrazada al vacío lo único que me brindaba reposo. Pero ahora sí sé que hacer.

(Noto su repugnante haliento sobre mi frente, su pulso que golpea con impaciencia a través de sus dedos sobre mi cintura.)

Ahora, ya no soy tonta. Y puestos a ser despertada, los pruebo. Me deleito con su asombro. Se percatan rápidamente sabéis. Se dan cuenta de que nada debieron esperar de alguien que duerme desde hace cien años, y cuando abro los ojos....

Ya no tengo alma, sabe usted? Ellos también lo ven. Si mi boca impía me trae a la vida, mis ojos, ellos recuerdan a la muerte. A menudo es suficiente. Con una mirada, entienden la inmensidad abismal de su error y huyen ladrando. Entonces me levanto. Estiro mi cuerpo adormecido, despliego mi vestido, y luego los encuentro. Siempre.

Ahora estoy cansada. A las de tres abro los ojos. Dentro de poco me volveré a dormir. Mi consciencia vuelve. Porqué tuvo que despertarme otro? El mármol está helado debajo de mi espalda. Mi nuca duele. El que me condenó a esta infernal eternidad habría podido concederme una litera más mullida. Un pequeño cojín satinado como forrado de ataúd. Perfecto para lo que soy, una Muerta en espera.


Muevo mis ojos debajo de mis párpados, la luz ténue de mi tumba me agrede. Debo estar dormida desde hace un rato. Intento tomar noticias de mi cuerpo. Ningún dolor equivoco, no parece que me hayan visitado recientemente.

(Le oigo respirar, parece estar solo.)

Todo irá bien,  he conocido despertares peores. Mi leyenda circula desde hace tiempo ahora. Algunos iniciados saben dónde encontrarme, y para ellos no soy una princesa.... Algunas veces recobré la consciencia en momentos así. Cuando uno de ellos se olvida de que puede hacerme de todo salvo besarme la boca. He podido ver lo que esos animales hacen con mi cuerpo. Soy una bestia condenada en la tierra.

(dedos sobre mi cadera.)



***



Me estremezco. Soy presa del espanto cuando oigo los gritos procedentes del castillo. Es una cantinela a la cual nunca me acostumbraré. Sin embargo en mis más remotos recuerdos... siempre he conocido este sonido. Mi padre, su padre y los de más allá.

Nacimos con esta sensación de urgencia... esos alaridos en la noche como una sirena macabra.

Hoy, no es ella quien grita. Es uno de ellos. He visto (Dios me es testigo, o el diablo... su maldición debe ser contagiosa. Seguramente yo también esté maldito, lo sé...)

He visto lo que hace de ellos. Ahora debe estar dormida. Y me va a tocar limpiar.



lunes, 1 de enero de 2018

NOVELAS DICIEMBRE 2017


FELIZ 2018

Dos de las obras que mejor y más célebre traducción cinematográfica ha tenido el universo de Henry James.


WASHINGTON SQUARE: Atractiva novela de Henry James que durante el desarrollo me resulta un tanto reiterativa en la oposición del padre al matrimonio de su hija y en el empecinamiento de ésta. Bien es cierto que cierta reiteración queda compensada con un crescendo dramático fantástico y un final brillante, si bien dramáticamente muy diferente al de la versión cinematográfica de William Wyler, sustancialmente idéntico en significación.


OTRA VUELTA DE TUERCA: El último día del año devoré (me parece que por segunda vez, no estoy seguro de estas cosas) esta impresionante narración de terror. Verdadera obra fundacional de ese pánico contemporáneo basado en las proyecciones de los propios traumas, clave para entender el cine de miedo más moderno y estimulante. En este repaso a James a largo plazo me queda mucho por leer pero es imposible que esta obra maestra no esté en la más absoluta cumbre de su Arte. 




CENTAUROS DEL DESIERTO:La vieja cuestión que compara novelas y películas cada vez evidencia lo irrelevante que resulta esa comparación en términos cualitativos. Es un ejercicio inútil afirmar que la película de John Ford es superior a la novela de Alan Le May, no solo porque la novela esté tan bien sino porque lo verdaderamente apasionante en estos casos es disfrutar de las diferencias de tono y tratamiento entre ambas obras, y en este caso son interesantísimas. En un film como el de Ford dominado de forma tan apabullante por Wayne/Ethan, lo que constituye un acierto de adaptación porque entronca con los intereses de Ford y el rutilante talento de Wayne, me ha encantado que la narración literaria, que argumentalmente es esencialmente idéntica, haga protagonista a Martin Pawley-Jeffrey Hunter y que redimensione a mis ojos pasajes que están en la película (todo lo relativo a Laurie) pero que quedan algo en segundo plano en comparación al ominipresente fantasma de Wayne-Ethan. Y el final no es el de la película pero me encanta. En este link, hacia el final de la página, hay un excelente artículo de Sergi Grau Martinez sobre la novela, especialmente recomendable una vez leída.

Qué gustazo haber leído/releído las dos novelas más célebres de Albert Camus...


LA PESTE: Imponente novela de Albert Camus publicada en 1947 entorno a una epidemia de peste que asola la ciudad de Oran a la que tendrán que enfrentarse una serie de hombre colaborando entre ellos. "En el hombre hay más cosas dignas de admiración que de desprecio" reza una novela que termina con una peste latente que puede aparecer en cualquier momento y requerirá de este profundo humanismo camusiano de amplísimas e inabarcables referencias.


EL EXTRANJERO: Su primera novela de 1942 puede resumirse en el título de la conferencia de Sartre que daría en 1946, "El existencialismo es un humanismo". Tras el desencanto con el absurdo de todo la obra traspira la seguridad, felicidad y firmeza de la propia existencia. Una deslumbrante obra mayor.


Páginas olvidadas...Milan Vargas




ROGER ZELAZNY

Pocas veces un proyecto literario ha sido tan ambicioso y fructuoso como el ciclo de los “Príncipes de Ámbar”. El aficionado a la literatura que soy suele ser muy precavido a la hora de sugerir una saga de diez libros. Pero con la serie ámbar no cuesta nada.

El ciclo mezcla la sutileza de las intrigas políticas de Dune de Frank Herbert, con una sólida dosis humor. Mezcla personajes que ejercen la fascinación de arcanos de tarot, con los resortes psicológicos de una familia digna de los hermanos Karamazov (para el odio fraterno) o de los Borgia (por la fascinación mutua casi sensual de sus miembros).

Zelazny crea al igual que Tolkien un mundo rico y complejo, aunque sería mejor hablar de universo al igual que Moorcock y su Multiverso, pero con un andamiaje más coherente.

El estilo es a la vez colorido, desenfadado, deliciosamente cínico y épico. El autor controla perfectamente el arte del misterio, callando y desvelando con fluidez la trastienda de todas las intrigas que todas tienen varias capas. En ello los amantes del género policiaco podrían apreciar los momentos de análisis de hechos pasados a los que se dedican los personajes reevaluando los hechos a la luz de nuevos indicios.

Hay algo freudiano en las hermanas y hermanos de la ciudad mágica de Ámbar, que padecen los silencios y los mandatos de su padre Oberón, autócrata egoísta, manipulador y brillante.

Uno de los puntos fuertes de la saga es la capacidad del autor en mantener el interés y ritmo de un tomo a otro, enriqueciendo hábilmente por pinceladas el universo que brinda.

Los cinco primeros tomos pueden ser leídos de los cinco últimos por separado. Las Crónicas de ámbar incluyen los tomos siguientes:

·         Los nueve príncipes de ámbar
·         Las armas de avalón
·         El signo del unicornio
·         La mano de Oberon
·         Las Cortes del Chaos
·         Trumps of Doom (Las trompetas del destino)
·         Blood of Amber (La sangre de ámbar)
·         Sign of Chaos (El signo del Caos)
·         Knight of shadows (El caballero de las sombras)
·         Prince of chaos (El príncipe del Caos)

lunes, 25 de diciembre de 2017

FRANKENSTEIN

Lo que más me ha gustado de revisar "Frankenstein" y "La novia de Frankenstein" ha sido enseñárselas a mi hijo, que por entonces tenía casi 6 años y que sucediesen ciertas cosas:

- Que papá no mencionase jamás los términos "clásico", "película antigua", "película de papá" ni nada que pudiese sugerir  ceremonia iniciática en un arte exclusivista.

- Que las películas fueron vistas antes y después de otras películas comunes al resto de niños.

- Que pidiera la tercera parte o por lo menos que la "vayan a hacer", como si fuera parte de un presente cinematográfico. A los 5 años no entiendes qué significa 1935 ni le pones palabras a "blanco y negro".

- Lo que más me ha gustado es sencillamente que le gustasen y constatar que esencialmente le emocionaban o le atrapaban las mismas escenas que a mi (el adulto).

Empiezo a pensar que en este terreno de la transmisión todo es más sencillo y natural de lo que parece. Ojalá. Con los años ya matizaré esa opinión. Aunque de lo que se trata no es de construir otro cinéfilo, otro melómano sino de transmitir las ansias por descubrir, conocer, disfrutar...

¡FELIZ NAVIDAD!